La ONU publicó el informe “Hoja de Ruta para la Cooperación Digital”

El informe sirve como respuesta al informe del Panel de Alto Nivel sobre la Cooperación Digital, en el que se basa. En él se evalúa la situación actual de la cooperación digital, entre otras cosas, en lo que atañe a la pandemia de enfermedad por coronavirus (COVID-19) que está teniendo lugar, se destacan deficiencias y desafíos urgentes y se plantean medidas para fortalecer la cooperación digital mundial.

Dice el informe que el mundo está cambiando de analógico a digital más rápido que nunca, exponiéndonos aún más a las promesas y peligros de las nuevas tecnologías. Aunque la era digital ha traído a la sociedad muchos beneficios increíbles, también enfrentamos muchos desafíos, como crecientes brechas digitales, amenazas cibernéticas y violaciones de los derechos humanos en línea.

El reporte presenta una hoja de ruta en la que todas las partes interesadas juegan un papel en la promoción de un mundo digital más seguro y equitativo, que conducirá a un futuro más brillante y próspero para todos.

Ejes temáticos del informe de Cooperación Digital:

1.- Lograr conectividad universal para 2030

2.- Promover los bienes públicos digitales para crear un mundo más equitativo.

3.- Garantizar la inclusión digital de todos, incluídos los más vulnerables.

4.- Fortalecer la construcción de capacidades digitales.

5.- Garantizar la protección de los derechos humanos en la era digital.

6.- Apoyar la cooperación mundial en materia de inteligencia artificial.

7.- Promover la confianza y la seguridad en el entorno digital.

8.- Construir una arquitectura más efectiva para la cooperación Digital.

Antonio Guterres. Secretario General de las Naciones Unidas

“La tecnología digital está dando forma a nuestra historia. Pero también existe la sensación de que se está saliendo de control. ¿A dónde nos llevará? ¿Se mejorará o disminuirá nuestra dignidad y derechos? ¿Nuestras sociedades se volverán más o menos iguales? ¿Estaremos más o menos seguros? Las respuestas a estas preguntas dependen de nuestra capacidad de trabajar juntos a través de disciplinas y actores, a través de naciones y divisiones políticas. Tenemos la responsabilidad colectiva de orientar estas tecnologías para maximizar los beneficios y reducir las consecuencias no deseadas y su uso malicioso»